viernes, 22 de febrero de 2013

Rebuscando en la hemeroteca (IV)

Al paso de los reyes.

En   agosto de 1913  el rey Alfonso XIII  acompañado de su esposa la reina Victoria Eugenia, en el transcurso de una visita a  Asturias, hace una escapada para visitar San Esteban de Pravia y de regreso  pasa por Riberas. Así lo recoge la prensa:

«El Pueblo Astur» 15 de agosto de 1913

[…] cerca de Riberas, unos aldeanos conduciendo una vacada, hicieron detenerse el auto del Rey que tuvo que atravesar poco a poco por entre las vacas. Cuando pasó junto los aldeanos uno de ellos dijo el voz alta:

¡Mi alma, como se parez al Rey!

El rey se sonrió y le saludo militarmente entre la estupefacción de aquellos buenos labradores que al encontrarles nosotros nos contaron lo que les había sucedido con el joven Monarca.


―― 0 ――

Fiesta en el club de tenis.

«La Prensa»,  30 de Julio de 1924

RIBERAS DE PRAVIA
De Sociedad

El próximo sábado, día 8 de agosto  tendrá lugar a las diez de la noche una gran verbena organizada por un grupo de animosos jóvenes que constituyen la Sociedad  tennis Club Riberas de Pravia, los cuales se proponen inaugurar su hermoso campo dando una gran fiesta en honor de las familias que veranean en el pueblo, habiendo invitado también a numerosas y distinguidas familias de la provincia.
La fiesta será amenizada por una notable orquesta de «jazz-band», organillos, etc.
Dado el entusiasmo que existe, se cree que la fiesta resulte un éxito para la Comisión organizadora.


―― 0 ――



Una fiesta de Comunión

«La Prensa», 14 de septiembre de 1927

RIBERAS DE PRAVIA
Fiesta distinguida

Días atrás, con  motivo de haber recibido por  primera vez  la Comunión las monísimas niñas Marina y Regina, y su hermano Ángel, su mamá, la virtuosa y distinguida señora doña Marina Suárez, viuda de García, celebró en los jardines de su casa una espléndida fiesta de sociedad que resultó animadísima.
Entre los invitados vimos, aparte de una nutrida concurrencia de gente menuda, a los señores de Suárez (don Feliciano, don Clemente y don José), de Sanz, de Labra, de Díaz, de Rodríguez, de Balbuena, de Corujedo y viuda de Arango.
A las señoritas Sagrario Martínez, Aurora Suárez, Sara y Herminia Corrales, Nena Arango, Luisa Rivas, Isabel Corujedo, Adela Ruiz, Oliva y María Menéndez, y Maruja Acebal.
A los señores don Leoncio y don Feliciano Suárez, don Leonardo Ruiz, don Rafael María de Labra, don Luís Sanz, don Jesús Rodríguez, don Gumersindo González, don cayo Balbuena,  don Lucio Carcía, don Emilio Corujedo, don Enrique Suárez, y don Emilio Corujedo (hijo).
Acaso hayamos caído en alguna omisión, lo que sentimos mucho.
Fue una fiesta cordialísima que ha de recordarse gratamente.

―― 0 ――

Incendio de un hórreo

«El Pueblo Astur» y «el Noroeste» no se ponen de acuerdo a la hora de informar sobre las desgraciadas consecuencias de esta  noticia:

«El Pueblo Astur», 18 de abril de 1915

Desde Avilés
ACCIDENTE DESGRACIADO
MUERTE DE UNA NIÑA
(De nuestro corresponsal)

En Riveras de Pravia, pueblecillo del partido judicial de Soto del barco, ocurrió un desgraciado accidente sin que hasta la fecha nos podamos explicar como sucedió.
Lo que si está comprobado es que en uno de los hórreos vecino a una de las casas de aquél pueblecillo, se declaró un violento incendio que en pocos instantes lo redujo a pavesas, encontrándose dentro del hórreo en el fatal momento del incendio la niña de corta edad llamada Maria Núñez, que fue presa de las llamas a pesar de los esfuerzos que los padres y vecinos hicieron por salvar a la desgraciada criatura.
Como aún el hecho no está suficientemente aclarado, nos abstenemos de añadir cosa alguna por nuestra parte, limitándonos solo a hacer público, que el Jugado de Avilés instruye el correspondiente sumario.

«El Noroeste» 19 de abril de 1915

Un incendio en Riberas.-Anciana carbonizada.- Se encontraron algunos restos del cadáver.- Ordenes del juzgado

Por telegrama del juez municipal de Soto del Barco, dirigido a su superior jerárquico de Avilés, se tuvo anteayer noticia de un suceso doloroso acaecido en Riberas, de aquél termino municipal.

Anteanoche declarose un violento incendio en un hórreo que habitaba Dª Casimira Muñiz Menéndez, de 80 años de edad.

El fuego se inició con tal rapidez que por mas esfuerzos realizados por los vecinos para sofocarlo, resultaron estériles sus propósitos; fue todo instantáneo que la pobre anciana que allí yacía no tuvo tiempo de salir de entre las llamas que la devoraban.

Después que el edificio fue hecho cenizas fueron hallados pequeños restos de aquella infeliz mujer carbonizada.

La desgracia causó en todo el vecindario una impresión dolorísima.

Se cree que el incendio haya sido casual, pues no hay motivos para sospechar en un acto de criminalidad.

El juez de instrucción del partido, telegrafió anteayer mismo a su delegado de Soto, para que practique las primeras diligencias, y proceda al enterramiento del cadáver, practicando antes la autopsia, si fuese posible.

―― 0 ――

Una familia mal avenida

«La Prensa»,  16 de junio de 1932

EN RIBERAS DE PRAVIA

Se le ocupa una bomba que trataba de lanzar contra su padre
(de nuestro corresponsal en Avilés)

Ayer por la mañana circuló por esta población la  noticia de que había pasado a disposición del Juzgado de instrucción, en calidad de detenido, un sujeto al que se le ocupara una bomba de dinamita.

Procurándonos la consiguiente información hemos logrado averiguar lo siguiente:

El vecino de Riberas (Soto del Barco), Perfecto Vega Feito, viudo denunció ante la Guardia civil del puesto de S. del Barco, que su hijo Ángel Vega Álvarez, de 18 años, soltero, jornalero y natural y vecino de dicha parroquia de Riberas, había  proferido amenazas de muerte contra él, anunciándole que con tal propósito, cuando estuviese dormido, le colocaría una bomba de dinamita debajo del lecho.

La expresada fuerza se personó inmediatamente en la repetida parroquia, deteniendo al Ángel y ocupándole una bomba que guardaba en un mueble del domicilio en que habitaba, seguramente de su padre, conduciéndole ayer por la  mañana hasta el Juzgado de instrucción y de éste a la Cárcel del partido, siendo depositada la bomba con las debidas precauciones en el edificio que estuvo destinado a prisión preventiva,  en la calle Ruiz Gómez.

Por disposición del Juzgado, por la tarde, los Peritos don Basilio Sánchez Naves y don José Luís Ruiz Valle, reconocieron y destruyeron detenidamente la repetida bomba que estaba formada por una cacerola de aluminio, conteniendo como cartucho y medio de dinamita, un fulminante, mecha, piedras, aisladores para cable eléctrico, un candado y otros efectos.

Conversando con Ángel Vega, nos negó el propósito que le atribuye su padre, manifestándonos además que es muy aficionado  a lecturas de física y que al confeccionar la bomba no le movió otro deseo que la curiosidad de ver los efectos en  lugar solitario.

1 comentario:

  1. Como siempre!! me encanta todo vuestro trabajo, ¡¡ gracias!!

    ResponderEliminar