sábado, 28 de julio de 2012

Emilio Fernández Corujedo “Félix de Monterrey”

Retrato de Emilio Fernández- Corujedo
que  ilustra su biografía en el libro de Constantino Suárez
En la obra publicada en el año 1936, “Escritores y Artistas Asturianos”,  Constantino Suarez, «el Españolito » traza la siguiente biografía de Emilio Fernández-Corujedo Alonso. [1] :
«Escritor festivo en prosa y verso, [...] Nacido en Riberas de Pravia (Soto del Barco) en 1868, hijo de don José Fernández Corujedo[2]  y doña Basilisa Alonso, y fallecido recientemente.
De su padre, hombre también de letras, aunque no haya escrito para el público, dice su hijo:“Mi padre fue a Cuba a los catorce años, y, hombre (cuando llego a serlo) de espíritu mas reservado y fino de lo corriente en aquellos  rapazos que en La  Eusebia y La Julia cruzaban el mar en busca de plata, no sólo se dedico a hacer dinero sino también a procurarse  una cultura verdaderamente excepcional en aquellos tiempos . En los Recuerdos del tiempo viejo, de Zorrilla, hay una biografía de mi padre. El juramento de la mulata se titula el episodio en que el sublime bohemio dedica a mi padre frases encomiables”

José Fernández -Corujedo Menes
(1821-1893)

Basilisa Alonso
 Emilio Corujedo, que así se le conocía corrientemente, aunque rodó desde los ocho años, como el mismo dice, por colegios bastante malos, adquirió el grado de bachiller en edad más temprana de lo frecuente: a los catorce años. Pero ya entonces estaba “cansado de estudio y prisión”, y pasó bastante tiempo sin que acabara de decidirse por la carrera que habría de emprender. Por fin, alrededor de los veinte años (1888), se determinó a seguir los estudios de Ingeniero de Minas y se traslada a Madrid. “En esta épocadice él mismoempieza mi afición literaria. Alumno de la Politécnica, repartía el tiempo entre las indeseables Matemáticas y mis aficiones. Ingresé en la Escuela de Minas (una heroicidad); pero un desaforado desaprobado que me otorgaron en el primer año colmó mi aversión a los cálculos infinitesimales y demás complicaciones de las ciencias exactas, y abandoné definitivamente la carrera. ¿Hice mal? Seguramente sí, pensando en el porvenir, pero, francamente, de haber logrado el título de ingeniero, es probable que en las minas puestas bajo mi dirección hubiese ocurrido una hecatombe memorable.”
Quedose Emilio F. Corujedo en Madrid dispuesto a seguir la suerte que le deparara su gran vocación literaria, relacionado y querido entre la juventud intelectual de la que salieron luego nombres prestigiosos en las letras españolas.  Comenzó a escribir en  prosa y en verso en algunas publicaciones madrileñas, como Revista Moderna y Don Quijote; en otras editados en Asturias, cuales El Carbayón, de Oviedo , y El Vigía , de Avilés, y fue desde 1890 un colaborador muy asiduo de los periódicos asturianos de La Habana, El Correo de Asturias y Heraldo de Asturias, que sirvieron sucesivamente como de órganos oficiales del Centro Asturiano.  Desde entonces ha venido ganado crédito hasta hacerse popular su seudónimo Félix de Monterrey, con el que ha firmado la mayor parte de su producción de prosista y poeta, en bable y en castellano, las más de las veces en tono festivo.

Portada del Almanaque de  El Carbayón
en el que publicó su poema "Playera"
 Por  esa época de vida madrileña un tanto bohemia y en la que todo eran proyectos ilusionados, Emilio Corujedo, con algunos escritores luego famosos,  como Manuel Paso, Celso Lucio, Félix Méndez, Catarineu  y otros, dio realidad al de fundar una gran revista ilustrada que compitiera y hasta anulara a Blanco y Negro, que desenvolvía una vida floreciente desde hacía cuatro años. “Se titulaba la revista – dice Corujedo- La Pecera , en honor a una simpática peña que teníamos en el desaparecido Café Fornos, a la que acudían también con bastante asiduidad Alejandro Lerroux, Arniches, Salvador María Granés  y algunos más. Allí se incubó la descomunal empresa de hacerle la competencia a Blanco y Negro…
Pero costaba mucho la tirada, y no contábamos más que con nuestros escasos  recursos, con lo que  ¡se salvó Blanco y Negro!, y así concluyó la estrepitosa hazaña que pretendíamos llevar a feliz término los pobres peces de la inolvidable y simpatiquísima peña de Fornos.”   La revista era un verdadero alarde  literario  y tipográfico para aquella época. Apareció el primer número el 10 de abril de 1895 y dejó de publicarse cinco quincenas después.
Casa de la familia Corujedo en  Monterrey
Posteriormente, Emilio Corujedo fijó su residencia en el pueblo natal, y en Riberas de Pravia casado pocos años después (1907) en Infiesto con doña Albina Villa y Suárez de Leónha venido viviendo desde  entonces, sin otras interrupciones que algunos breves viajes por otras provincias españolas y a Francia.
De la desperdigada producción literaria de esa primera época de su vida reunió en un volumen (número I) una selección de sus composiciones poéticas. Ya en Asturias, continuó con la misma fecundidad las actividades literarias. Figura entre ellas el estreno en Oviedo de la comedia La Cuarentena (número II) por la compañía de Carmen Cobeña en 1904. Por entonces escribió también , en colaboración con Ricardo J. Catarineu, una comedia en verso de ambiente asturiano que permanece inédita. Y años más tarde escribió otra, solo, en prosa, intitulada Los Rojos de Villaparda, también inédita, de la que dice él mismo: “Es comunista, por supuesto; pero de buena fe. El protagonista viene a ser un Quijote social. Y tropieza con la incorregible condición humana del egoísmo de los demás: de todos.”
Como antes, sus producciones en prosa y en verso se esparcieron por numerosos periódicos, los  más de ellos editados en diferentes localidades asturianas, y otros de fuera de Asturias, como la Revista de Extremadura (1909).

Portada  del nº de Enero- febrero de 1910 de la Revista Extremadura  
en el que  publicó su  poema "Nostalgias"
 La lectura y el cultivo de las letras continuaron siendo su vocación y ocupación principales, sin otras interrupciones que el cuidado de sus intereses. Aunque limitado en política a sus campañas periodísticas, se vio obligado a desempeñar la Alcaldía de su municipio de Soto del Barco, cargo del que fue depuesto por la dictadura de Primo de Rivera en el año  1923 lamentando el hecho, por lo que significaba de atropello pero alegrándose de encontrarse libre de la pesada carga. En los últimos años de su vida ha producido acaso lo mejor del poeta. En el periódico Pravia, editado en la villa de este nombre (1925-27), dio al público varios poemas en bable dignos de ser recogidos en un volumen. En ese año últimamente citado fundó en dicha villa, con el también famoso escritor festivo Agustín Bravo (Roque). el periódico El Sol de Pravia, que continuó dirigiendo solo después de  fallecido el cofundador. Además de crónicas, artículos sueltos en defensa de los interés comarcales, Emilio Corujedo publicaba semanalmente una poesía en bable bajo el título de Charlas del Xueves, tan llenas de gracia e intención, que sería una pena que quedaran sin pasar a la vida más perdurable del libro.
Portada de la edicción facsimil del Sol de Pravia publicada en 2008
por la Asociación cultural Manuel López de la Torre
Reproduce la portada del primer número de este periódico decenal
dirigido por Felix de Monterrey [5]
Dejó de existir Emilio Fernández Corujedo y Alonso en su casa de Riberas de Pravia, después de largo y penoso padecimiento , el 3 de noviembre de 1935.
¡ Y cuando de mi vida cumplan los años
y mi espíritu libre vuele a la altura,
que la sombra benéfica de tus castaños
bañe piadosa mi sepultura! …
Obras publicadas en volumen:
I.- Poesías, (Madrid, 1893)
II.- La Cuarentena. (Oviedo, 1904; comedia en un acto estrenada ese año en el Teatro  Campoamor, de Oviedo, por la compañía de Carmen Cobeña.)»
Lamentaba Constantino Suárez, en esta biografía, que la obra de Félix de Monterrey  quedase desperdigada por los distintos periódicos y revistas donde colaboró y de esta forma condenada al olvido, y así ocurrió.
Hay que esperar hasta el  año 1996 en el que  la Academia de la Llingua Asturiana, en su colección «Cartafueyos de lliteratura escaecida» publica, bajo el título de Charlas del Xueves[3], una recopilación, realizada por Xurde Blanco, de  ocho poemas  que  habían sido publicados en el periódico Pravia, en el Río de Navia y en el Heraldo de Asturias de Buenos Aires . En el año 2002, dentro de la misma colección, se publican otros  cinco poemas, recopilados por Mª del Mar Marín, bajo el título Poemes Pravianos[4],  cuatro de ellos publicados en el semanario Pravia  y el quinto en la revista Asturias de la Habana.
Como muestra de su obra,  a continuación recogemos un breve extracto de la comedia “La Cuarentena” y varios poemas sacados, de la Revista de Extremadura, de el Carbayón, de  El Sol de Pravia,  y de las dos recopilaciones publicadas en la colección Cartafueyos.

“La Cuarentena” 
Reseña publicada en el Diario El Carbayón
el 13 de mayo de 1904
Esta humorada cómica en un acto y en prosa, ― “capricho cómico” lo titula en su  critica “De Teatros” el periódico  el Carbayón ― que el autor dedica “Al genial actor D. Manuel Vigo[6] se estrenó  en el teatro Campoamor de Oviedo  el 11 de mayo de 1904 por la compañía de Carmen Cobeña. El argumento es sencillo: A Prudencia le tienen sus padres concertado el matrimonio con el Marqués de Villa-Roca. Ella esta enamorada de Manolo, un joven médico. Para evitar casarse con el marqués y no disgustar a su madre, idea un plan: aprovechando que hace cuarenta días fue mordida por un galgo en el transcurso de una  cacería,  fingirá que padece la rabia:




[...]
Pinchar aquí para ver el resto de la obra

Obra poética:

Publicado en la Revista de Extremadura Año XI. Nª CXXI. Cáceres. Julio de 1909:

(Fragmento)


 Publicado en la Revista de Extremadura Año XI. Nª CXXIV. Cáceres. Octubre de 1909:

 (Fragmento)
 Publicado en la Revista de Extremadura Año XI. Nª CXXV. Cáceres. Noviembre de 1909:


Publicado en la Revista de Extremadura Año XI. Nª CXXVI. Cáceres. Diciembre de 1909:


 Publicado en la Revista de Extremadura Año XII. Nª CXXVII Y CXXIII. Cáceres. Enero -Febrero de 1910:

  Publicado en la Revista de Extremadura Año XII. Nª CXXXII. Cáceres. Mayo-Junio de 1910:

Publicado en la Revista de Extremadura Año XI. Nª CXXXIII. Cáceres. Julio de 1910:

Publicado en la Revista de Extremadura Año XII. Nº CXXXIV . Cáceres. Agosto de 1910:
Publicado en el Almanaque de El Carbayón en diciembre de 1902:

Publicado en el Sol de Pravia. Año I. Nº 12. Pravia, 30 de Enero de 1928:


Publicado el 20-1928 en Río Navia. Fuente :  CARTAFUEYOS DE LLITERATURA ESCAECIDA Nº 14 (Ver nota nº 3): 
Publicado en el nº 59 del semanario Pravia el 4-12-1926. Fuente: CARTAFUEYOS DE LLITERATURA ESCAECIDA Nº 78 (Ver nota nº 4):
   
 
[1] Constantino Suárez "Españolito":” Escritores y artistas asturianos : índice bio-bibliográfico” 7 vol. (Vol II, pag 229 a 232) Madrid. Imp. Sáez Hermanos. 1936.
[2] José Fernández Corujedo Menes (1821-1893) fue  quien donó al pueblo la obra  de la fuente de la Espidiella y así consta en su inscripción:   “EN 1865  La mandó hacer a su costo D. José F. Corugedo y dedicada a sus vecinos”
[3] Charlas del Xueves (1927-1931) Emilio Fernández Corujedo “Monterrey” CARTAFUEYOS DE LLITERATURA ESCAECIDA Nº 14 . Xurde Blanco. Academia de la LLingua Asturiana. Oviedo.1996
[4] Poemes Pravianos (1926-1930) Emilio Fernández Corujedo “Monterrey” CARTAFUEYOS DE LLITERATURA ESCAECIDA Nº 78 . Mª del Mar Martin Academia de la LLingua Asturiana. Oviedo.2002
[5] El Sol de Pravia. Edicción Facsimil. 12 números: 10 octibre 1927 a 30 enero 1928.Editada por Asociación cultural Manuel López de la Torre. 2008
[6] Manuel Vigo: Actor que perteneció, entre otras, a las compañías de Carmen Cobeña y Francisco Morano. Fundó su propia compañia junto con el tambien actor José María Montenegro. Falleció en Madrid el 18 de octubre de 1922 a los cincuenta y cinco años.

1 comentario:

  1. Gracias, estáis haciendo una valiosísima labor

    Javier Olmos F-Corugedo

    ResponderEliminar